El Cuento. El Ave de Mil Colores, El inicio

Os presentamos El Cuento de Los Libros de Bastian, El Ave de Mil Colores. Forma parte de nuestra aportación al Espacio Creativo. Aquí tenéis a los personajes que nos acompañarán en esta aventura. Será una serie de cuentos que esperamos nos sean útiles en nuestro camino hacia delante. ¡Ah! Me gusta recomendar una música, como si fuera la “banda sonora” de mi cuento. Aquí tenéis la de El Inicio.
Música: Once upon a time in America, del Álbum Once upon a time in America (BSO), Ennio Morricone (Spotify)
Autor: Silvia Cartañá para Los Libros de Bastian
El Ave de Mil Colores, El inicio
Blanca ya había cumplido los 15 años y seguía siendo una chica insegura. Le faltaba confianza en sí misma. Tenía miedo. Le faltaba autoestima.
Recordaba cómo de pequeña había superado sus miedos con una historia maravillosa y fantástica que le había contado su madre: El Ave de Mil Colores. Era un pájaro enorme, con todos los colores del mundo, que la visitaba todas las noches o cada vez que ella cerrara los ojos pensando en él. La misión del Ave era proteger a la niña. Había vivido situaciones increíbles, visitado mundos fantásticos y superado miedos e inseguridades. Pero un día, dejó de venir. Dejó de visitar a Blanca. Ya no volvió a aparecer nunca más.
Blanca dejó de volar en sus sueños. Blanca perdió, poco a poco, la ilusión por aquel personaje y, se olvidó de él. Y al tiempo que se olvidaba, volvieron los miedos e incertidumbres.
Tras cumplir los 15 años y alguno más, Blanca estaba desesperada. No funcionaba su vida y su mundo no tenía sentido. Le faltaban amigos sinceros, le faltaba cariño de sus padres, le faltaba amor cercano y verdadero… había dejado de ser feliz.
Una noche, se despertó sobresaltada y llorando. La almohada estaba empapada de sudor. Había estado soñando algo terrible y no recordaba exactamente qué era. Quizás que algunos de sus amigos la rechazaban y le organizaban algún tipo de Akelarre, para acabar con ella.
Miró a su alrededor y vio algo diferente en la habitación. Las paredes no estaban oscuras, sino que desprendían un tono color canela, con un poco de luz, muy poco, lo justo para vislumbrar algo más. Había una sombra, grande, muy grande, proyectada en la pared contraria a la que daba a su cama. Y aquella sombra, si la miraba fijamente, también era diferente. Aquella sombra, tenía COLOR.
Todo aquello no la asustó en absoluto, al contrario, le resultó familiar.
Al tiempo que se sentía algo relajada tras aquella angustiosa pesadilla, escuchaba de fondo un sonido, muy lejano. Aquel sonido, poco a poco, fue pareciéndose a lo que más tarde reconoció como una música, que ya había escuchado antes, hacía mucho tiempo. Tanto, que ya la había olvidado.
Y esbozó una sonrisa que, cada vez, se fue haciendo más grande. Porque cuando su desesperación había llegado a un límite insoportable, cuando creía que llegaba al fin, cuando deseaba acabar, entonces ocurrió.
La sombra de la pared cobró vida, sí, como en los cuentos de hadas. Allí estaba, EL AVE DE MIL COLORES. Había vuelto. ¿Estoy soñando? Se preguntó a si misma. Y en ese mismo instante, escuchó una voz que contestaba:
- Sí, estás soñando. Pero este sueño es mejor que el anterior.
- ¿Dónde estabas?
- Donde tú me dejaste
- ¿En qué lugar?
- En el olvido
- Desapareciste
- Dejaste de pensar en mi
- Creí que, al hacerme mayor, ya no te necesitaba
- Blanca, creiste que por hacerte mayor dejas de necesitar a nadie. Has dejado de confiar en nadie, has dejado de sincerarte con nadie y, lo que es peor, te has perdido a ti misma.
- Nadie me entiende
- Es que no les das la oportunidad de entenderte. Si no les confias lo que te preocupa, si no les cuentas lo que te ocurre, no pueden ayudarte. Así, no puedo ayudarte
- Pero es que si me hago mayor, ya debería defenderme yo sola
- El hombre no puede vivir solo, ni con cien años. Necesitamos compañía, necesitamos amistad, confianza y sinceridad a nuestro alrededor ¿Quieres que te ayude?
- Sí, por favor
- Pues cree en mi, cree en ti misma y cree en los que siempre te han querido y se preocupan por ti.
- ¿Mi familia?
- Y tus amigos. Aquellos que te llaman para ver cómo estás, aquellos que te acompañan cuando andas sola, aquellos que te curan la herida si te has caído, aquellos que siempre están dispuestos a escuchar
- Creo que los he perdido
- No, los has apartado, pero siguen ahí. Como yo. Que estaba esperando de nuevo tu llamada
- Pero si yo no te he llamado
- Sí lo has hecho, con tus lágrimas. Cada lágrima que desprendes es un paso mío en tu búsqueda. Cada vez que entornas los ojos y no es de felicidad, hay una fuerza que me arrastra hacia ti para consolarte y ayudarte. Déjate ayudar.
- Bien, ¿por dónde empezamos?
- Mírate al espejo, ¿qué ves?
- Miedo
- Pues empecemos por ahí. Vamos a hacer que desaparezca. Esta noche me quedaré a tu lado, para que duermas, tranquila. Ahora duerme, pequeña. Mañana tendrás más fuerzas.
Blanca cerró los ojos. Siguió escuchando aquella música tan familiar que sonaba de fondo. Y se relajó. Notaba cómo su Ave estaba a su lado, protegiéndola de cualquier mal, cuidándola. Y la besó. Y así ella se quedó profundamente dormida.
A la mañana siguiente, el ánimo de Blanca era otro. Se levantó rápidamente de la cama y se sintió aliviada. Había podido dormir sin pesadillas.
Al sentarse en la cocina, apareció su madre. Se sentó a su lado y le preguntó ¿ya estás mejor?
- ¿Por qué? – respondió ella
- Porque anoche tenías una pesadilla y hablaste en sueños… estabas muy alterada y yo…
- Madre, ya estoy mejor. Hoy me siento, algo aliviada, diferente
Su madre se le acercó, la besó en la frente y le dio un abrazo desde la espalda… y en aquel momento Blanca sintió de nuevo aquella sensación de bienestar. Cerró los ojos un instante y vio, de nuevo, COLOR.
  1. Silvia at

    ¡Silvia, ya te avanzo que nuevamente coincidimos! Cuando leas el primer capítulo del nuevo libro, estoy segura que te recordara este mismo texto que has escrito… ¡Y hasta aquí puedo leer! ¡Tremendas las casualidades! Sigue escribiendo… Besos

  2. admin at

    ¿Pero tú te crees que nos puedes dejar así y no pasarnos ni un borradorcillo?¿Siquiera un parrafito?¿Aunque sea sólo a mi?¿De Silvia a Silvia?Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!1

Leave a Reply